LEGO Shell Greenpeace

Según informa The Guardian, LEGO ha decidido romper la relación que le unía a la multinacional Shell desde la década de los 60 después de la presión iniciada por Greenpeace a través de una campaña en contra de la explotación del petróleo en el Ártico.

Greenpeace inició hace unos meses esta campaña contra LEGO y Shell con el vídeoEverything is not awesome” (No todo es genial) en el que un paisaje ártico confeccionado con piezas de LEGO quedaba inundado por litros y litros de petróleo. El vídeo se viralizó en un momento y suma ya casi 6 millones de visitas en YouTube.

LEGO, que al principio hizo oídos sordos a cualquier tipo de presión, ha acabado sucumbiendo y, según el periódico británico, el propio director ejecutivo de la compañía ha reconocido que respetaría el último acuerdo firmado con la petrolera, pero que no lo renovaría. El acuerdo actual permite que los juguetes de LEGO se vendan en gasolineras Shell de 26 países, generando 86 millones de euros.

La propia web de Greenpeace se hace eco de la noticia y lo celebra con un comunicado: Hoy hemos recibido una increíble noticia: tras una campaña de tres meses que ha contado con el apoyo de más de un millón de personas en todo el mundo, LEGO ha anunciado que no renovará su contrato con el destructor del Ártico Shell”.

Comment