En el anterior post os contamos que un año atrás asumimos un reto, nos habíamos metido en el mercado yanqui. Una vez el mercado estadounidense ya no nos daba tanto miedo era hora de analizar nuestro producto. Tenemos un vino tinto, con denominación de origen La Rioja de buena calidad, pero como al otro lado del charco lo de las denominaciones les suena a nada tenemos que ver las uvas con las que se hace el vino. Permitidme un inciso, yo no sé cuantos entendidos de vino leerán estás líneas pero para aquellos que no lo sois, como yo, os invito a sumergiros en el mundo enológico ¡no solo hay uva blanca y morada! hay más uvas que modelos de coche. 

Volvamos al conocimiento del producto. No es una marca posicionada, no tiene historial de ventas, ni de comunicación. ¿Ventaja o caos? VENTAJA con mayúsculas, nos hemos ahorrado media investigación. Pero ¿sino he nacido cual es mi historia? Es decir ni siquiera tenemos un bebé con nombre tenemos un embrión. Así que nos fuimos a conocer bien a los padres de la criatura. Nos contaron su historia, no había mucha duda esa historia era tan buena que teníamos que incluirla como su Storytelling. Explicarle a alguien ajeno a la publicidad o la comunicación es complicado. Sucede lo mismo que con Social Media, sino lo vives puede no tener sentido y parecer sencillo. Recuerdo un compañero del sector que me decía:

<<Cuando mi madre habla de mi trabajo me presenta como a Steve Jobs, mis amigos me ven como un freak sin vida propia, otros creen que soy informático… y siempre hay alguien que te dice eso de y te pagan por eso…>>

Como iba diciendo la andadura de nuestro cliente comienza en Sant Cugat allá en 1993. Les gusta el arte y la gastronomía todo ello acompañado de un buen vino. Esto les llevó al sector hostelero. Celebraron la entrada del nuevo milenio inaugurando un nuevo local en pleno corazón de Barcelona. Claro está, la historia es mucho más larga detallada, de esas que cuentan los ancianos delante de una buena hoguera en las películas. Pero lo más importante de ella es que Barcelona estaba ahí en cada paso cada tres palabras se nombraba Barcelona. He ahí nuestra panacea. Un vino de Barcelona.

Barcelona tiene historia. Quienes la visitan se enamoran, de la gastronomía, de su costa, de su montaña, de sus mercados… Y en todos los contextos el vino estaría presente. Es momento de seleccionar los puntos que queremos destacar y asociar a nuestro vino. La premisa es si va a gente joven ¿qué quiere la gente joven de Barcelona? Copas, noche, arte, pasear, playas… Nuestra criaturita va teniendo forma ya.

 

Comment